Feta

Leche: Cabra, Oveja

Denominación de Origen: desde 2002 UE

Tipo: Pasta dura, pero fresco

Materia Grasa: Entre 40% y 50%

Maduración: Entre 1 y 3 semanas

Aspereza: Suave, pero salado

Vino: Ouzo o Beaujolais

País de origen: Grecia

Región: Todo el país

El queso Feta tiene tal popularidad en Grecia que incluso se importa de otras zonas, como Dinamarca. En Grecia se elaboraba tradicionalmente con leche de oveja, o a veces con una mezcla de leche de oveja y cabra, y tenía un sabor bien definido, y un punto de sal derivado de sumergir el queso fresco en salmuera. Actualmente, se utiliza también leche de vaca y su sabor ya no es tan definido. En las tiendas griegas, el queso Feta se vende en grandes bloques o lonchas gruesas conocidas como fetes -de ahí su nombre. No tiene corteza y la pasta, muy blanca y densa, se desmenuza con facilidad y presenta algunos agujeros o grietas. Es un queso que huele a leche y su textura resulta cremosa al paladar. Su sabor es curado y salado, sin llegar al punto de resultar excesivo. Debemos evitar los quesos que han pasado demasiado tiempo en salmuera: tienen menos sabor y son duros y difíciles de desmenuzar. Los que van empaquetados en plástico también presentan estos defectos. Es mejor comprarlo directamente del baño de salmuera y probarlo para conocer su textura. En Grecia se consume a todas horas. Con pan, o combinado con aceitunas y tomates resulta perfecto para las comidas. Este queso tiene la DOP Europea.

Graviera

Leche: Cabra, Oveja, Vaca

Denominación de Origen: Desde 1996 UE

Tipo: Pasta dura, corteza cocida

Materia Grasa: 40%

Maduración: Mínimo 3 meses

Aspereza: Media

Vino: Chardonnay

País de origen: Grecia

Región: Dodoni, Naxos y Creta

Después del queso Feta, es el más popular de los quesos griegos; ideal en cualquier ocasión. Como muchos quesos de Grecia, puede estar elaborado con leche de vaca, cabra u oveja, según la estación, aunque la mayoría actualmente se elabora con leche de vaca. Muy similar al Gruyère, del cual fue copiado, es dulzón y frutal, con textura firme pero tierna, agujeros pequeños y sabor cremoso. El Graviera de Creta, de leche de oveja, es muy valorado por su delicada fragancia y su sabor a caramelo quemado, que se intensifica cuando el queso se hornea. La isla de Naxos produce Graviera de leche de vaca estupendo, en la pequeña cooperativa del lugar. Grecia ha obtenido el reconocimiento europeo como DOP de varios gravieras.