Port Salut

Leche: Vaca

Tipo: Pasta semi-dura, corteza lavada

Materia Grasa: 50%

Maduración: 1 mes

Aspereza: Suave

Vino: Bergerac, Valpolicella, Chinon o Bourgueil

País de origen: Francia

Región: Países del Loira

El Port Salut original nació en la abadía bretona de Port-du-Salut, en Entrammes. Era un queso muy popular y ellos explica que, en 1938, los monjes registraran Port Salut como nombre de marca para protegerlo de las imitaciones. Posteriormente, tras la Segunda Guerra Mundial, decidieron vender el nombre a una gran fábrica, por lo que actualmente Port Salut se elabora en la Lorena y los monjes venden su propio queso con el nombre de Entrammes. Se produce en forma de discos planos de tamaño mediano; su corteza lavada es de color pardo rojizo y su pasta amarilla, suave y mullida. Su aroma y sabor son muy suaves, con el toque justo a frutos secos terrosos. Es un queso fácil de comer que puede consumirse con cualquier comida.

Provolone

Leche: Vaca

Denominación de Origen: desde 1993 y 1996 UE

Tipo: Duro, pasta filata, corteza natural

Materia Grasa: 45%

Maduración: Entre 2 meses y 2 años

Aspereza: Media a fuerte

Vino: Chianti Classico, Chardonnay, Chianti Riserva o Barolo

País de origen: Italia

Región: Lombardía

Este es el queso más popular del sur de Italia, donde no falta en ninguna cocina. Es un queso de “pasta filata”, como la Mozzarella, pero en lugar de consumirse joven, se sala con salmuera y se cuelga a secar. El resultado es un queso totalmente distinto.La cuajada envuelta con plástico admite la improvisación, de modo que el Provolone puede presentar cualquier forma: de hogaza de pan a torpedo. Algunos quesos se comercializan con sólo dos meses, aunque lo más habitual es que se tengan unos seis meses. El Provolone joven es suave y ligeramente especiado. En los quesos más viejos, la pasta es de color paja oscura y puede mostrar grietas. El buen Provolone posee un fuerte aroma a hierbas, hojas de lechuga y limón. Su sabor es intenso y especiado, posee las mismas notas a hierbas y un punto de sal. Este queso tiene la DOP Europea. Joven resulta ideal en lonchas con otros quesos o acompañado de aceitunas y rabanitos picantes, como aperitivo, así como en bocadillos, con tomates y cebollas crudas. Los quesos más viejos se rallan fácilmente y pueden incorporarse a todo tipo de platos, como los “gnocchi al queso”.